martes, 15 de noviembre de 2011

A quien madruga... patada en los cojones

Dicen el refranero español que a quien madruga, Dios le ayuda. Pues no sé si será porque no existe (o yo no tengo nada claro que exista, al menos como las religiones nos lo quieren vender), pero hoy no se ha cumplido esta máxima. Después de un par de meses de espera, hace unas horas recibí en mi buzón de Gmail la notificación de la resolución de las Becas de Colaboración en Departamentos para este curso académico. Al igual que el año pasado, "o carallo", "nothing", "res de res", "rien de rien"... o sea, nada. "Denegada por no alcanzar un número de orden que suponga derecho a ayudas en el departamento solicitado". Menuda forma más fina y enrevesada de que el Estado te diga que no vales para investigar, que, como un profesor de esta facultad dijo una vez a un colega de un amigo mío: "Tu expediente dista mucho de ser brillante".


Muchos diréis que ya está este hombre de vuelta con su "modo Jorge", y sí, lo estoy, como ya dije otras veces, el que no quiera leer que no lo lea. Para el que esté interesado, sigo. Esta vez me ha dolido especialmente, esta vez tenía esperanzas (y yo no soy de los que se hacen ilusiones a las primeras de cambio, me he llevado muchos palos en sólo 24 años de vida). Había hecho un buen 5º curso, con el colofón, además, de la matrícula de honor en Integración de Sistemas (en realidad gracias a mis compañeros de prácticas, yo simplemente era el que escribía las memorias, que para eso "soy de letras"), algo que me alegró mucho no sólo por la satisfacción personal en aquel momento, sino por el aumento de probabilidades que suponía de cara a obtener ahora esta beca.


Ahora me veo algo descolocado, enfangado en un proyecto más que farragoso, lleno de chapuzas y apaños, sin planificación (¡viva la Ingeniería del Software!) y con menos utilidad que una estufa en el Desierto del Sahara al mediodía; recién matriculado en un Máster que sí, es muy interesante, pero exige un nivel de conocimiento y trabajo que supera ampliamente mis otrora alabadas capacidades.


Quizás sea el momento de replantearse el futuro, bajarse del pedestal en que me puso el sistema educativo con sus "progresa adecuadamente", "situación muy destacada", "sobresaliente", "9", "10" o "Matrícula de Honor en el Bachillerato" y asumir que la Universidad no es para mí (quizás nunca lo fue...) y que mi verdadero puesto no está investigando o trabajando en HPC en un laboratorio o en una empresa, sino de picacódigo en una consultora cualquiera, formando parte de una cadena de trabajo que se supone que debe producir software, pero que en realidad sólo produce "picadillo chamuscado de informático".


Ahora mismo, si tuviese una máquina del tiempo, volvería a mayo del 2005 y en la lista de carreras de la preinscripción de la CiUG seguramente pondría alguna Filología o algo así, por lo menos no habría convertido mi mayor afición desde bien pequeño, la informática (a ver cuántos de los que están en la FIC usaban un PC de forma prácticamente autónoma a los 4-5 años...), en una de mis mayores fuentes de frustración y sufrimiento.


Y ahora me voy a comer, aunque hoy, como muchos otros días desde que estoy con el PFC, no me haya ganado ni un mísero vaso de agua.

viernes, 14 de octubre de 2011

Forgeons notre parti

El miércoles por la tarde, en menos del tiempo que duró el viaje entre Pontevedra y A Coruña, me leí "Indignez-vous", el ya tan famoso manifiesto de Stéphane Hessel. Digo "Indignez-vous" y no "Indignaos" porque, en un arrebato de gafapastismo, decidí comprar por Internet la edición francesa del libro.

Tenía preparados algunos comentarios acerca de los valores que defiende Hessel, de cómo las ideas surgidas en los debates políticos del Consejo de la Resistencia Francesa durante la Segunda Guerra Mundial intentaron influir en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de cómo el progreso hacia una verdadera democracia no se entiende sin una auténtica libertad individual... Desgraciadamente, la nueva interfaz de Blogger me jugó una mala pasada y perdí el borrador de la entrada donde había escrito mis reflexiones (básicamente pensé que hacía guardado automático, como la anterior versión, pero por defecto no parece ser así).

Para compensar, os dejo un vídeo que hace ya algún tiempo que vi y que me vino automáticamente a la mente nada más leer los primeros párrafos de la obra. Se trata de "Forgeons notre parti", himno de los comunistas canadienses (al menos de los francófonos, jeje):


La letra, en español, viene a decir algo más o menos así:

Los burgueses no son más que unos bandidos,
roban y matan a los trabajadores para tener beneficios.
Pero unidos como en un gran ejército
aplastaremos a la burguesía, nada nos puede parar.

Hermanos y hermanas de la clase obrera,
los capitalistas van a temblar ante nuestra cólera.
Como una masa nos alzaremos,
para romper para siempre las cadenas de la explotación.

¡Proletarios, forjemos nuestro partido!
Para dirigir nuestra lucha y vencer al enemigo.
El verdadero partido marxista-leninista,
para barrer a todos los traidores y los oportunistas.

Hermanos y hermanas de la clase obrera,
los capitalistas van a temblar ante nuestra cólera.
Como una masa nos alzaremos,
para romper para siempre las cadenas de la explotación.

En todas las ciudades, en todas las industrias,
de Montréal a Toronto, como en la Columbia,
nuestro canto hara palidecer a los ministros:
El canto de los obreros, ¡revolución socialista!

viernes, 16 de septiembre de 2011

Toma el dinero y corre

A continuación os dejo una pequeña historia que hace algún tiempo que había leído y que me he vuelto a encontrar en un blog ahora mismo:

En una pequeña ciudad..., en plena temporada; cae una lluvia torrencial de varios días, la ciudad parece desierta.

Todos tienen deudas y viven a base de créditos. Por fortuna, llega un ruso forrado de billetes y entra en un pequeño hotel con encanto. Pide una habitación. Pone un billete de 100 euros en la mesa del recepcionista y se va a ver las habitaciones.

El jefe del hotel agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero. Este coge el billete y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos. A su turno éste se da prisa a pagar lo que le debe al proveedor de alimento para animales. Este coge el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con la prostituta a la que hace tiempo que no paga. En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito. La prostituta coge el billete y sale para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado.

En este momento baja el ruso, que acaba de echar un vistazo a las habitaciones, dice que no le convence ninguna, coge el billete del mostrador y se va de la ciudad. Nadie ha ganado, pero ahora toda la ciudad vive sin deudas y mira al futuro con confianza.

Funciona, ¿verdad? Pura lógica de mercado.

martes, 26 de julio de 2011

Límite de endeudamiento

Últimamente se escuchan muchas noticias acerca de las consecuencias que podría tener para Estados Unidos y, en general, para la economía mundial, que la Cámara de Representantes no alcance un acuerdo para subir o eliminar el límite de endeudamiento del gobierno federal. A mí, cada vez que oigo hablar del tema, se me viene a la cabeza la siguiente escena de Los Simpson:


Perdón por la calidad y la grabación a lo "Yo Dawg", pero es lo que había en YouTube.

lunes, 11 de julio de 2011

Charlie Sheen is checking in

Viendo este sábado al mediodía ese gran capítulo que es "La ciudad de Nueva York contra Homer Simpson", me di cuenta que la escena del yonki famoso del musical es totalmente premonitoria de lo que le pasó a Charlie Sheen, y además el tipo hasta se da un aire...

martes, 28 de junio de 2011

Cuando Telecinco era apta para los niños

No sé si tendrá algo que ver esta noticia de menéame o el pedazo de remember que se marcó Dean la semana pasada en Lobotomizados hablando de esa joyaza que era Reebot, pero la verdad es que sin venir mucho a cuento me he sorprendido cantando la intro de esta pedazo de frikada que emitía Telecinco los fines de semana por las mañanas allá por principios de los 90:

domingo, 26 de junio de 2011

Himno troll

Como hace tiempo que no publico nada por aquí, ahí os dejo un detalle del que me di cuenta mientras escuchaba en Spotify mi lista de reproducción del gran Joaquín Sabina.

Por lo visto, 25 años antes de que existiese ese pozo de procrastinación llamado Cuanto Cabrón, el maestro de Úbeda ya nos definía con todo lujo de detalles lo que es un troll.


Este post va para todos esos trolls que nos encontramos en el día a día, algunos de los cuales pueden llegar a ser muy repelentes, pero sin los cuales la vida sería un tanto aburrida.

sábado, 21 de mayo de 2011

Ser del Deportivo nos parece mejor

Pase lo que pase esta noche, mi pensamiento seguirá siendo el siguiente:

domingo, 8 de mayo de 2011

Crónica de una muerte anunciada

¡Hai que roelo! Ese lema por el que el Pontevedra CF es conocido entre los aficionados el fútbol ha perdido hoy toda su vigencia.

Si por algo se caracterizaba el Pontevedra era por ser un equipo luchador, un equipo que nunca bajaba los brazos tuviese a quien tuviese delante. Ese fue el espíritu que lo llevó a jugar con los grandes en la década de los 60.

Después de aquello vinieron años grises, con pequeñas alegrías en algunos momentos en forma de clasificaciones mas que esporádicas para alguna fase de ascenso. En esa tesitura estaba el equipo en la última jornada de la temporada 2000-2001, año en que acabó en un anodino 14º puesto.

Sin embargo, ese verano, algo sucedió. Los nuevos fichajes que iban llegando iban dándole otro aire al equipo, el fútbol que practicaban era más que vistoso para tratarse de un club de Segunda B, y todos empezamos a creer que ese año haríamos algo grande. Y, en cierto modo, así fue.

La temporada 2001-2002 acabó con el Pontevedra clasificado, después de varios años sin haberlo conseguido, para una fase de ascenso a Segunda. Aquella vez no se consiguió, pero el equipo se convirtió en fijo de las liguillas de ascenso al final de cada temporada. Los primeros intentos acabaron frustrados por equipos como el Almería, el Real Madrid B de Portillo, el Castellón (asco de árbitros), etc.

Todo cambiaría el verano de 2004. En la última jornada arrebatamos el liderato al Racing de Ferrol al ganarles 2-1 en Pasarón, con lo que partíamos con la ventaja de ser primeros en el sorteo de aquella fase de ascenso. Los equipos que tocaron fueron Lorca, Mirandés y Badajoz. Con algún que otro sufrimiento, se consiguió el ansiado ascenso en el último partido, ganando al Lorca en Pasarón por 3 a 0.


La primera temporada en Segunda después casi 30 años empezó con esperanzas, ya que hubo alguna que otra victoria sonada, como por ejemplo en Valladolid. Al final las aguas volvieron a su cauce, y el Pontevedra cayó a la zona caliente de la tabla, de donde no consiguió salir pese a grandes partidos como la remontada en Pasarón ante un Celta que se veía acosado por sus rivales en los puestos de ascenso a Primera.


Pese al regreso a Segunda B, el equipo supo reponerse y se mantuvo en la zona alta de la tabla hasta hace un par de años, momento en que las cosas empezaron a flaquear. La temporada pasada fue mediocre, pero la combinación de una racha de buenos resultados y la benevolencia del calendario nos hizo vernos de nuevo en una más que inesperada eliminatoria de ascenso contra el Oviedo (de la que ya hablé en el blog). Con mucho esfuerzo la superamos, pero en la siguiente ronda el Alcorcón y el árbitro se encargaron de cortarnos las alas.

Y, por fin, llegamos a la temporada actual. Las cosas no empezaron bien, pero nadie sabía el reventón que iba a pegar el club desde el punto de vista institucional: chanchullos del director general, jugadores y empleados que llevaban meses y meses sin cobrar... Nos habían vendido que el Pontevedra era un modelo de gestión, que era el club más saneado de Galicia, y al final el dinero desapareció de la caja.

Pese al cambio de junta directiva, la situación resultó irreversible. El club bajó los brazos, se olvidó de su lema y se ha dejado llevar. ¿Resultado? El que muchos ya conocéis. Después de 30 años, volvemos al infierno de la Tercera División. Y lo que es peor, con mucha inseguridad institucional. Ya veremos lo que nos depara la pretemporada: quién se va, quién se queda, quién nos denuncia por impago, y sobre todo, si seguiremos existiendo o no después de 70 años de historia.

Ahora no queda más remedio que intentar levantarse y asumir que esto no es un mal sueño. El año que viene estaremos en Tercera División, o no. ¡Forza Pontevedra¡ ¡Hai que roelo!

lunes, 2 de mayo de 2011

Winning song

Dando una vuelta por Youtube me encontré con este montaje de la famosa ronda de entrevistas realizadas a Carlos Irwin Charlie Sheen en varias de las grandes cadenas estadounidenses hace un par de meses, y que dio para grandes memes como I've got tiger blood o ¡Winning!:


Ahí os la dejo, aviso que yo llevo al menos 10 minutos tarareándola...

domingo, 1 de mayo de 2011

Changeons la vie

Aunque alguno no se haya dado cuenta al caer en domingo y no tener el festivo de rigor, hoy, día 1 de mayo, se celebra el Día Internacional del Trabajo. En estos tiempos de crisis y 5 millones de parados, conviene abstraerse de lo que todos los años nos cuentan los sindicatos mayoritarios en esas manifestaciones y discursos llenos de hipocresía, y recordar el origen de una fiesta como esta.

El Primero de mayo de 1886, en la ciudad estadounidense de Chicago, un grupo de trabajadores inició una serie de protestas en reivindicación de la jornada laboral de 8 horas. Estas protestas derivaron, 3 días después, en la llamada Revuelta de Haymarket. Como resultado de los incidentes entonces sucedidos, 8 trabajadores anarquistas fueron detenidos, siendo 5 condendados a muerte y 3 encarcelados después de un proceso que, según algunas fuentes, no contó con todas las garantías que eran de esperar. A estos trabajadores se les conoce como los Mártires de Chicago.

Curiosamente, los Estados Unidos es uno de los tres países del mundo que no celebra el Día Internacional del Trabajo. En su lugar se celebra, desde 1882, el Labor Day cada primer lunes del mes de septiembre.

Ya para terminar, os dejo una canción muy aplicable al día que hoy se celebra. Se trata de "Changer la vie", himno en los años 70 del Partido Socialista Francés, y cuya letra recoge muy bien lo que debería ser cuaqluier partido político que realmente tenga por objetivo defender los intereses de los trabajadores. Desgraciadamente, la dirección del partido estimó que la letra era demasiado revolucionaria y este himno apenas duró 4 o 5 años...




Les voix des femmes, et les voix des hommes
Ont dû se taire beaucoup trop longtemps
Ne croyons plus aux lendemains qui chantent
Changeons la vie ici et maintenant
C'est aujourd'hui que l'avenir s'invente
Changeons la vie ici et maintenant

Prendre la parole
Décider nous-mêmes
Libérer nos vies des chaînes de l'argent
Écrire notre histoire à la première personne
Être enfin des hommes et non des instruments

France socialiste puisque tu existes
Tout devient possible ici et maintenant

Ne versons plus au nom de leur puissance
Notre sueur, nos larmes, notre sang
Les travailleurs travaillent pour la France
Pas au profit de quelques possédants
Pour partager les fruits de l'abondance
Changeons la vie ici et maintenant

Prendre la parole
Décider nous mêmes
Libérer nos vies des chaînes de l'argent
Faire du bonheur notre monnaie courante
Maîtriser la science et dominer le temps

France socialiste puisque tu existes
Tout devient possible ici et maintenant

Il nous faudra reprendre en main nos villes
Qui ne sont plus que des ghettos géants
Où le printemps n'a plus le droit d'asile
Où meurent les vieux, les arbres, les enfants
C'est dans nos propres murs qu'on nous exile
Changeons la vie ici et maintenant

Prendre la parole
Décider nous-mêmes
Libérer nos vies des fleuves de ciment
pour ne plus mourir de l'air que l'on respire
Et pour pouvoir vieillir auprès de nos enfants

France socialiste puisque tu existes
Tout devient possible ici et maintenant

Un siècle meurt, un millénaire commence
Plus de prisons, de cages et de camps
Tendons la rose rouge de l'espérance
Aux opprimés de tous les continents
L'histoire est là qui nous offre une chance
Changeons la vie ici et maintenant

Libérer la femme
Libérer l'école
Donner la parole aux frères émigrants
Ecrire notre histoire à la première personne
Être enfin des hommes et non des instruments

France socialiste puisque tu existes
Tout devient possible ici et maintenant.

En castellano:

La voz de las mujeres, y la voz de los hombres
han tenido que estar calladas durante demasiado tiempo.
No creemos nada más que en el manaña al que cantan.
Cambiemos la vida aquí y ahora.
Es hoy cuando el futuro se inventa.
Cambiemos la vida aquí y ahora.

Tomar la palabra,
decidir por nosotros mismos,
liberar nuestras vidas de las cadenas del dinero,
escribir nuestra historia en primera persona,
ser por fin hombres y no instrumentos.

Francia socialista, puesto que tú existes,
todo se volverá posible aquí y ahora.

No derramamos nada más que en nombre de su fuerza,
nuestro sudor, nuestras lágrimas, nuestra sangre.
Los trabajadores trabajar por Francia,
y no en beneficio de algunos propietarios.
Para compartir los frutos de la abundancia,
cambiemos la vida aquí y ahora.

Tomar la palabra,
decidir por nosotros mismos,
liberar nuestras vidas de las cadenas del dinero.
Hacer de la bondad nuestra moneda de curso legal.
Controlar la ciencia y dominar el tiempo.

Francia socialista, puesto que tú existes,
todo se volverá posible aquí y ahora.

Tendremos que recuperar el control de nuestras ciudades,
que no son más que guetos gigantes,
donde la primavera ya no tiene derecho de asilo,
donde mueren los viejos, los árboles, los niños.
Es dentro de nuestros propios muros donde estamos exiliados.
Cambiemos la vida aquí y ahora.

Tomar la palabra,
decidir por nosotros mismos,
liberar nuestras vidas de los ríos de cemento
para no morir del aire que respiramos
y para poder envejecer junto a nuestros hijos.

Francia socialista, puesto que tú existes,
todo se volverá posible aquí y ahora.

Un siglo muerto, un milenio comienza.
Basta de prisiones, de jaulas y de campos.
Tendamos la rosa roja de la esperanza
a los oprimidos de todos los continentes.
La historia está ahí y nos ofrece una oportunidad.
Cambiemos la vida aquí y ahora.

Liberar a la mujer,
liberar la escuela,
dar la palabra a los hermanos emigrantes,
escribir nuestra historia en primera persona,
ser por fin hombres y no instrumentos.

Francia socialista, puesto que tú existes,
todo se volverá posible aquí y ahora.

jueves, 28 de abril de 2011

Maghhhhnum

Si por algo se caracterizan las series y películas extranjeras emitidas en la TVG es por sus característicos doblajes. Sin embargo, voy a evitar caer en clasicazos como "podo ulir a túa crica dende aquí" o "A rañala, raparigo". Aquí os dejo un fragmento de esa pedazo serie de los 80 que es Magnum (y pensar que Tom Selleck iba para Indiana Jones...)


Como bonus tengo que decir que este capítulo me lo encontré hace un par de años en una de esas calurosas tardes de verano que solamente se soportaban en casa con 3 ventiladores y las persianas bajadas, disfrutando de Magnum y de Walter Walker, Ranger de Texas.

domingo, 24 de abril de 2011

Domingo de Pascua

Como hoy es Domingo de Pascua, me siento obligado a poner un vídeo sobre un conejo, aunque no sea precisamente el de Pascua (o sí, porque algo de huevos hay en el vídeo...).


Vale, el chiste es, como mínimo, malo. Pero tampoco está uno para pensar mucho un domingo por la tarde, y menos aún después de llegar a casa a las 7 de la mañana.

Aprovechando el post, gracias de nuevo al personal por los regalos. Bueno, y por venir, que a fin de cuentas es lo que importa.

jueves, 14 de abril de 2011

80 años

En este día que ahora mismo comienza se cumplen nada más y nada menos que 80 años de la proclamación de la II República Española el 14 de abril de 1931. En homenaje, ahí va una versión del Himno de Riego que creo que no estaría nada mal para cuando llegue la III, que esperemos sea pronto...




Ahora más que nunca, en estos tiempos de crisis, corrupción, bonos basura, rescates financieros y gasolina a más 200 pesetas/litro, es necesario alzarse y gritar... ¡Viva la República! ¡A por la Tercera!

sábado, 2 de abril de 2011

La escopeta nacional

Después del desahogo del post anterior, toca volver a la normalidad de este blog, es decir, a postear largadas, vídeos chorras y de vez en cuando alguna traducción interesante (se supone que ese era el objetivo cuando lo abrí, jeje).

En primer lugar, que me perdonen los cinéfilos por profanar el título de una gran película de Berlanga como es "La escopeta nacional", pero no se me ocurría nada mejor para titular esta entrada...

Como ya comenté en hace algunos posts, llevo una temporada enganchado a la multitud de vídeos que circulan por YouTube de aquel pedazo de programa de Antena 3 que era La Parodia Nacional. Y por seguir una temática concreta, hoy tocan dos canciones relacionadas con el mundo militar, y además, ambas entran en cierto modo dentro de la actualidad.

La primera trata sobre las chapuzas que organizaba el Ministerio de Defensa para escoger a los jóvenes que debían formar parte de los últimos reemplazos de la mili (hace algunas semanas se cumplió el décimo aniversario del fin de su obligatoriedad) en los que había más candidatos voluntarios que plazas a cubrir:


La segunda también se puede considerar actual, sobre todo después del enésimo patinazo de José María Aznar y su mala memoria sobre la intervención española en Irak. Si es que está claro que a este hombre le gustaba (y gusta) más un tanque que a un tonto un lápiz:

jueves, 31 de marzo de 2011

Hasta los cojones

Hoy ha caído la gota que, 23 años después, ha colmado el vaso de mi frustración. Ha sido por una tontería, hace un par de días hice un mal gesto con una pierna y hoy me he tenido que arrastrar muchísimo más de la cuenta para poder intentar jugar nuestra segunda pachanga de los jueves. Sinceramente fui porque si no dejaba tirados a los otros 9 que habían quedado, pero viendo el resultado creo que hubiese dado exactamente lo mismo...

Estoy harto, simple y llanamente harto. Harto de que todos los que me rodean tengan, al menos aparentemente, una vida mejor que la mía. Todos tienen un grupo de verdaderos amigos, aficiones interesantes que les permiten sentirse realizados... En cambio yo, que no he matado a nadie, intento ser buena gente y cumplir con mis obligaciones, no tengo nada de eso y mi vida no pasa de ser una farsa mediocre, y eso siendo generoso. Empiezo:

En cuanto a los amigos, es difícil tenerlos cuando desde el primer día de colegio quedas marcado como un empollón. Los pocos que a lo largo de mi vida escolar se me fueron acercando lo hicieron en mayor o menor medida por interés, y cuando me fui haciendo mayor y empecé a darme cuenta de los detalles descubrí que muchos de los que decían ser mis amigos en el fondo lo eran por lástima, porque les vino el sentido común de golpe y se dieron cuenta de que no era tan odioso como ellos pensaban. Una de las metas que me propuse al llegar va ya para 6 años a la Universidad fue romper con el pasado (dark past, a buen entendedor...) e intentar ser más abierto, conocer gente, hacer buenas migas con mis nuevos compañeros. Compañeros y conocidos tengo muchos, más que nunca, pero realmente me sigo sintiendo solo. En el fondo amigos son pocos o casi ninguno: salvo contadas excepciones, todos tienen sus auténticos amigos, los de toda la vida, esos contra los que no puedes competir porque llevan años juntos, esos con los que realmente se lo pasan bien, y en quienes realmente piensan cuando quieren salir u organizar algo. Además, hay días que pienso que mis compañeros se han acostumbrado a verme en la Facultad como una especie de NPC que siempre está allí y del que se olvidan cuando vuelven a su casa. En cambio yo pienso en la putada que fue para uno suspender una asignatura o en cómo puedo ayudar a otro en una práctica en la que está atascado; además, como entre mis antiguos compañeros de colegio debo ser persona non-grata, los echo de menos durante el verano y me paso todas las últimas semanas de vacaciones pensando en volver a encontrarme con ellos...

¿Aficiones? Esto merece cierto detenimiento:

Antes podía decir que la informática era una de ellas. Con un PFC a mis espaldas y estando a punto de terminar, puedo decir que como ingeniero dejo bastante que desear, muchas veces no soy capaz de resolver los problemas más sencillos que existen y muchos de mis compañeros más cercanos ven en segundos cosas para las que yo necesito mi buen tiempo de estudio y reflexión. Se supone que hay algunos campos que se me dan mejor que otros, pero cuando uno se rodea de gente inteligente y trabajadora, es normal que pase de ser un "experto" en aquellos campos que le gustan a ser un mero aprendiz al que lo adelantan por la izquierda y por la derecha, y eso me frustra muchísimo. Esto no tendría tanta importancia si no fuera porque se supone que soy un muy buen estudiante, inteligente y despierto (aunque empiezo a creer que más bien debo ser un mal producto de la LOGSE y aquellos boletines de notas en los que eran mayoría los sobresalientes no eran más que el timo de la estampita). Tengo la sensación de que apruebo las asignaturas de la carrera por desgaste, por ósmosis de los apuntes, y que si he llegado hasta aquí en el tiempo en que lo he hecho ha sido más por suerte que por otra cosa. Siento que me he esforzado lo justito, y que yo antes daba y me exigía mucho más de mí mismo que ahora. Antes la gente cercana me pedía ayuda y/o consejo, ahora rara es la vez que puedo añadir algo cuando escucho alguna pregunta técnica en una conversación entre compañeros, siempre hay alguien que sabe más que yo del tema o piensa mil veces más rápido una solución al problema.

Me gusta también el fútbol, pero cuando era pequeño mis compañeros no me pasaban el balón porque era "malo", y cuando decidí entrar en el equipo de juveniles del colegio para aprender algo, pasar el rato y hacer un poco de ejercicio me encontré con un entrenador que nos trataba como si fuésemos profesionales, obviando muchas veces el esfuerzo y la asistencia a los entrenamientos y premiando el no compañerismo de quienes hacían lo que les daba la gana y faltaban la mitad de las veces. Sí, seguía siendo malo, pero le ponía ilusión y seguía yendo porque verdaderamente me gustaba (y me gusta) el fútbol. El problema que veo aquí, y que es responsabilidad mía atajar, es que esa continua decepción del esfuerzo no recompensado me hizo entrar en un círculo vicioso del que es difícil salir. Ahora mismo tengo asumido que los deportes de equipo no son para mí, así que enseguida me frustro al ver que no soy capaz ni de colocarme correctamente en el campo.

Si se puede considerar afición, me gusta aprender idiomas. Me defiendo en inglés (después de los cursos que he hecho se supone que tengo nivel avanzado), pero vivo rodeado de compañeros y conocidos que entienden hasta el último vídeo que te puedas encontrar en Internet (por ejemplo, las series que sigo las veo con los subtítulos en inglés, porque solamente con el audio no me entero de nada) o son capaces de redactar páginas y páginas en inglés sin despeinarse. También sé algo de francés, pero es lo mínimo después de haberlo escogido como segunda lengua durante los 6 cursos de la ESO y el Bachillerato, ese conocimiento es circunstancial (sé francés igual que sé matemáticas o química, porque lo aprendí en el colegio, no como fruto de un esfuerzo adicional). Igual sucede con el catalán, que quizás sea lo único que me pudiese hacer sentir diferente, conozco (y destrozo) el idioma porqué nací y viví mis primeros 7 años en Cataluña.

Me gustan el cine y la lectura, pero cada vez que la gente se pone a hablar empiezan a realizar verdaderos análisis dignos de la revista Fotogramas o de una tertulia al azar de aquellas que organizaba Garci en ¡Qué grande es el cine!. Yo simplemente leo libros y veo películas para disfrutar y pasar el rato, para aprender cosas nuevas, ver otros mundos... Pero no sirve de nada si después no puedo comentarlas porque no he encontrado "el doble sentido" o no me puse "las gafas de pasta" para descubrir qué quería decir realmente el director. Además, y relacionado con mi popularidad en el colegio, hay muchos clásicos actuales que no he visto porque mis compañeros no me llamaban cuando quedaban para ir al cine. Se suponía que eran mis amigos, pero en el fondo pensaban que el chapón era mejor que se quedase en su casa chapando... En este sentido tengo que reconocer que a base de "acoplarme" ahora la gente cuenta conmigo para ir al cine, otro tema es que muchas veces coincida en días que me voy a casa a pasar el fin de semana (no todo iba a ser quejarse, jeje).

Tampoco tengo una afición diferenciadora, de esas para las que necesitas un talento natural: la música se me da horriblemente mal, no practico ningún deporte más allá de algo parecido a "intento de fútbol", no sé dibujar, no sé jugar bien al ajedrez ni a las cartas, tardé siglos en aprender a andar en bicicleta, incluso necesité tres intentos para aprobar el práctico de conducir... Cualquier afición que se os pueda ocurrir, tened por seguro que sería incapaz de practicarla. Así a bote pronto lo único que se me ocurre es que tengo fama de dominar el lenguaje, algunos incluso dicen que "soy de letras", pero eso tampoco me llena, lo único que hice fue prestar atención en las clases de Lengua cuando tenía que hacerlo, nada más. Algunos también me dicen a veces que tengo culturilla y puedo hablar de casi cualquier cosa, pero como ya he comentado llegado el momento no puedo mantener una conversación porque no vicio a juegos, no juego rol, apenas sé de grupos de música y no soy capaz de soltar "gafapastadas" varias sobre el último libro que leí o película que vi.

Ya para acabar, diré que siempre he pensado que soy una persona amable que, pese a ser tímida, enseguida coge confianza (está visto que demasiada...) y que siempre está dispuesto a hacer un favor, a echar un cable para lo que sea. Creo que en cierto modo es lo único que hace que me sienta bien, útil para los demás. Sin embargo pasado el tiempo empiezo a creer que esto no debe ser así, y que evidentemente en algo me estoy equivocando. Ya se sabe, como dicen los publicistas, "tanta gente no puede estar equivocada". Por eso pido a aquellos que me conocéis y habéis llegado hasta aquí que me digáis qué puedo hacer, porque ya no se me ocurre nada más. Y cómo no, sois libres de opinar (y rajar de mí, faltaría más) lo que queráis. Supongo que si habéis leído todo esto será porque realmente os interesaba, aunque fuese por simple morbo. Si no contestáis también estáis en vuestro derecho, no tenéis por que aguantar mis quejas y mis tonterías, pero necesitaba soltarlas (ni os imagináis lo bien que me he quedado) y aquí, a diferencia de un sábado por la noche, no molesto a nadie que no quiera leerlas.

Gracias a todos y nos vemos en el mismo sitio a la misma hora, y que dure. Y ahora me voy a ver "Polònia", un programa de sátira política de TV3 en catalán en el que no dejan títere con cabeza. Lo que vea en él seguramente nunca me servirá para iniciar una conversación, pero por lo menos me servirá para refrescar el catalán y sobre todo reírme con sus tonterías.

martes, 22 de marzo de 2011

A invención do canto

Ayer mientras hacia el vago por Internet me acordé de esta canción del Xabarín Club. No sé muy bien por qué, pero desde la primera vez que la escuché, hace ya unos cuantos años, me llamó la atención. Supongo que sería por distanciarse un poco del tipo habitual de canciones de A Cantar con Xabarín (sí, esas mitiquérrimas que todos estáis pensando y que yo soy el primero al que le parecen geniales, jeje).

Os dejo con el cantante portugués Rui Veloso y "A invención do canto":


Independientemente del tema y el estilo, que puede gustar más o menos, a mí personalmente y desde mi humilde y poco experimentada opinión musical me gusta bastante como toca este hombre la guitarra... Y si realmente os ha gustado, os recomiendo la versión original en portugués, que podeis escuchar a través de Spotify.

Sobrevolando el terremoto

A continuación os dejo la traducción de la crónica que ha hecho el piloto de un Boeing 767 de Delta Airlines que se disponía a iniciar la maniobra de aproximación al aeropuerto de Tokio-Narita en el momento en que se desataba el terremoto y posterior tsunami que afectó a Japón el viernes 11 de marzo de 2011:

Sigo entero, escribiendo desde mi habitación en el hotel de tripulación del aeropuerto de Tokio-Narita. Son las 8 de la mañana. Este ha sido mi viaje inaugural transpacífico como flamante y nuevo capitán de un 767, y ha sido como mínimo, muy interesante. He cruzado el Atlántico tres veces así que estoy familiarizado con los procedimientos de vuelo oceánico.

A todo esto, genial el paisaje sobrevolando las Islas Aleutianas. Todo estaba yendo bien hasta que comenzamos el descenso a unas 100 millas de Tokio. La primera indicación de problemas fue que el control de tráfico aéreo japonés comenzó a ponernos a todos los vuelos en espera. Al principio pensamos que se trataba de la congestión habitual. Entonces recibimos mensajes desde la compañía aérea acerca del terremoto, seguidos de otros relacionados con el aeropuerto de Narita avisando de que éste estaba cerrado temporalmente para proceder a su inspección y se esperaba que fuese reabierto en poco tiempo (la compañía siempre tan positiva...).

Desde nuestra perspectiva obviamente las cosas parecían diferentes. El nivel de ansiedad del controlador japonés parecía bastante alto y nos dijo que nos mantuviéramos en espera durante tiempo "indefinido". Nadie se comprometía a dar alguna referencia horaria, de modo que mi copiloto, el piloto de reserva y yo comenzamos a pensar en alternativas de aterrizaje y en cuál era la situación del carburante, dado que, después de un vuelo transoceánico, el nivel del mismo suele ser bajo.

No pasó mucho tiempo, quizás unos diez minutos, antes de que los primeros pilotos comenzasen a solicitar desvíos a otros aeropuertos. Varios vuelos de Air Canada, American Airlines, United, etc. informaban de situaciones de carburante bajo mínimos. Yo todavía tenía combustible suficiente para hora y media o dos horas de espera. Huelga decir que la concesión de los desvíos comenzó a complicar la situación. El control de tráfico aéreo japonés anunció entonces que Narita estaba cerrado indefinidamente debido a los daños. Los aviones comenzaron inmediatamente a solicitar aterrizajes en Tokio-Haneda, hacia donde fueron desviados en un principio media docena de vuelos de JAL y algunas compañías occidentales. Sin embargo, poco después el ATC anunció que Haneda acababa de ser cerrado...

Ahora, en lugar de esperar, era necesario comenzar a buscar alternativas más lejanas como Osaka o Nagoya. El problema es que un gran avión comercial no puede aterrizar en cualquier aeropuerto, por pequeño que sea, sino que suele necesitar pistas bastante largas. Con más aviones llegando tanto del Este como del Oeste, y muchos con la necesidad de aterrizar debido al nivel crítico de combustible, el ATC comenzó a saturarse. En medio del desorden, y sin esperar a que la situación del carburante de mi avión fuese crítica, conseguí que mi vuelo fuese autorizado a dirigirse hacia Nagoya, de modo que la situación de combustible no llegaría a ser crítica. Todo perfecto. Poco minutos después de variar el rumbo, desde el ATC me "ordenaron" que retrocediese. Nagoya estaba saturado de tráfico y no podía gestionar más vuelos. Habría entonces que intentar que nos desviasen a Osaka...

Después de esto, mi situación de combustible pasó de aceptable a mínima, teniendo en cuenta que el desvío nos llevaba muchos más lejos de lo calculado. Ahora piensa en esta situación multiplicada por una docena de aviones con el mismo problema, todos solicitando a la vez autorización al ATC para aterrizar en alguna parte. Incluso un Air Canada y algún otro declararon situación de "emergencia" debido a los niveles de combustible. Los aviones comenzaron a dirigirse hacia bases de las fuerzas aéreas. La más cercana a Tokio era Yokoda. Avisé de mis intenciones de volar hacia allí, la respuesta: ¡Yokoda está cerrado!, no queda sitio.

La confusión se apoderó de la cabina: mi copiloto atento a la radio, yo pilotando a la vez que intentaba tomar alguna decisión y el piloto de reserva sepultado entre cartas de navegación aérea intentando averiguar adónde podíamos dirigirnos dentro del alcance que nos proporcionaba el combustible que teníamos; todo esto a la vez que se enviaban y recibían mensajes a las oficinas de la compañía en Atlanta. Escogí la base de Misawa, en el extremo norte de la isla de Honshu. Podíamos haber llegado allí con el poco combustible que nos quedaba. El ATC estaba feliz de librarse de nosotros y así desaparecer del caos de la región de Tokio. Oímos también cómo el ATC intentaba enviar a varios aviones hacia Sendai, un pequeño aeropuerto regional en la costa que pensé sería el último en ser barrido por un tsunami.

Desde Atlanta nos enviaron un mensaje preguntándonos si queríamos continuar hacia el aeropuerto de Chitose en la isla de Hokkaido, al norte de Honshu. Otros vuelos de Delta seguían ese camino. De repente, de nuevo el caos en cabina. Comprobamos el tiempo, las cartas de navegación, el combustible... todo bien. Estábamos seguros de que el combustible no caería a niveles críticos... siempre y cuando no tuviésemos que desviarnos otra vez. Mientras nos aproximábamos a Misawa nos concedieron autorización para seguir hasta Chitose. Proceso de decisión crítica. Veamos -tratando de colaborar con la compañía-, el avión sobrevuela un aeropuerto perfecto para aterrizar para finalmente hacerlo en otro más alejado... Imaginaos cómo quedaría eso en el informe de seguridad si algo saliese mal.

De repente el ATC reaparece y nos da un vector para llegar a Chitose por un camino mucho más corto, a la vez que nos pide que sigamos a la espera de instrucciones. La pesadilla se ha hecho realidad. La situación se deteriora por momentos. Después de haber esperado cerca de Tokio, habernos desviado a Nagoya, vuelto atrás de nuevo a Tokio para volver a desviarnos hacia el norte hacia Misawa, toda esa genial reserva de combustible que tenía se estaba vaporizando rápidamente. La siguiente conversación que tuve fue algo como esto: "Control de Sapporo, Delta XX solicitando autorización inmediata hacia Chitose, mínimo combustible, imposible esperar".

"Negative Ghost-Rider, the Pattern is full" (cita de Top Gun) "Control de Sapporo, entérense, aquí Delta XX declarando emergencia, combustible bajo, dirigiéndose hacia Chitose"

"Roger Delta XX, entendido, autorizado para dirigirse a Chitose, contacte con Chitose para aproximación ... etc ..."

Simplemente pensé que ya había sido suficiente, así que tuve que anticiparme a la posibilidad de entrar en niveles críticos de combustible ante cualquier nueva solicitud de espera, sobre todo después de rodear Misawa, y jugué mi última carta... declarar una emergencia. El problema está en que por culpa de eso ahora me voy a ver envuelto en algo de papeleo con la compañía pero... ¡qué demonios!

Y así fue, aterrizamos sanos y salvos en Chitose, con combustible para unos 30 minutos antes de alcanzar una "verdadera" situación de emergencia. Siempre es agradable sentirse seguro. Nos remolcaron hacia una zona remota de parking donde apagamos los motores y vimos como una docena de aviones, incluso más, comenzaban a llegar. Al final, Delta reunió en Chitose dos 747, mi 767 y otro más, y un 777. Vimos también dos aviones de American Airlines, uno de United y otros dos de Air Canada. Sobra mencionar que también llegaron varios aviones de All Nippon y Japan Airlines.

Postdata - 9 horas después: Japan Airlines por fin ha conseguido una escalerilla para que podamos bajar y pasar por la aduana... Eso ya es otra historia. Por cierto, mientras escribo esto, he notado cuatro réplicas del terrremoto que han agitado sensiblemente el hotel, y todo en 45 minutos.

Visto a través de Google Reader en Aerotrastornados.