sábado, 27 de marzo de 2010

Y la máquina dejó de ser teórica...

Siempre se nos ha dicho que la Máquina de Turing (enlazo a la Wikipedia, aunque para la mayoría de los lectores de este blog sea una vieja conocida...) era un modelo teórico para formalizar la idea de algoritmo, que nos olvidásemos de bebés de cabezas borradoras y cintas infinitas, etc.

Sin embargo, más de 70 años después de que el brillante matemático británico Alan Turing la ideara como artefacto teórico para el estudio de la decidibilidad de las Matemáticas, nos llega desde Wisconsin esta curiosa implementación:


Tenéis más información en castellano sobre su construcción en el post de NeoTeo donde lo vi, y todos los datos acerca de la construcción y funcionamiento de la misma en la web de Mike Davey, su creador.

Por cierto, a aquellos que estén interesados en el tema les recomiendo que se den una vuelta por la web del National Museum of Computing británico, en especial por la sección acerca de la reconstrucción del Colossus, primitivo computador que fue vital para la victoria aliada en la II Guerra Mundial. También está bastante bien la novela "Enigma", de Robert Harris, que narra entre otras cosas la manera de trabajar en Bletchley Park desde la óptica de uno de sus matemáticos.

No hay comentarios: