miércoles, 22 de julio de 2009

Marconiphone 702

En estos tiempos de transición a la TDT, pantallas planas Full HD de 1080p y reproductores Blu-Ray, no está de más echar la vista atrás para recordar los primeros aparatos de televisión fabricados en el mundo. Para ello se adjunta la traducción libre (y el vídeo de la entrevista) de una curiosa noticia vista en la web de BBC News a través de méneame acerca de un televisor de fabricación británica de 1936 que sigue funcionando a la perfección:


El televisor en funcionamiento más antiguo de toda Gran Bretaña ha sido localizado en una casa de Londres. Se cree que este Marconiphone de 1936 fue fabricado durante los primeros meses en que se realizaron emisiones de televisión en "alta definición" en el país.

El aparato es propiedad de Jeffrey Borinsky, ingeniero eléctrico y coleccionista de aparatos antiguos de radio y televisión. El televisor, con una pantalla de 12 pulgadas (unos 30 centímetros), lo compró hace 10 años a otro coleccionista y todavía trabaja en su restauración al estado original.

La pantalla está encastrada en una carcasa de madera y la imagen generada por el tubo de rayos catódicos, dispuesto verticalmente en la misma carcasa, es reflejada en un espejo. Los pocos controles disponibles incluyen mandos para regular el volumen y la estabilización vertical de la imagen. Sin embargo, no hay botones para cambiar de canal, y es que en aquella época sólo había uno: la BBC.

El aparato parece estar en buenas condiciones, pero Borinsky está intentando reemplazar algunos de los componentes modernos con los que fue reparado por piezas originales. "La carcasa fue maravillosamente restaurada por su antiguo propietario", explica, "pero mi objetivo es restaurar gradualmente su electrónica hasta alcanzar la magnificencia que ésta representaba en 1936".

Marconi también fabricó en 1936 la "Cámara Instantánea de Televisión", pero la Marconiphone 702 funciona como un televisor normal. Incluso tiene conectado un decodificador para poder ver canales digitales, si bien Borinsky ha tenido que instalar un convertidor que diese soporte a las señales de televisión modernas.

Borinsky solamente mantiene el aparato encendido dos horas como máximo, utilizándolo normalmente para ver películas de las décadas de 1930 y 1940. Así mismo, comenta que disfruta viendo la clase de películas que se supone han visto sus primeros dueños.

El National Media Museum de Bradford cuenta entre sus fondos con un aparato similar, pero no lo utiliza para mostrar imágenes de televisión por temor a dañarlo. Ian Logie Baird, conservador del museo encargado de dicho televisor, dice que resulta emocionante ver una Marconiphone en funcionamiento.

"Es muy emocionante ver lo que la gente pudo haber visto en 1936, antes de que la televisión alcanzase la ubicuidad que ahora la caracteriza", afirma. Baird, nieto del pionero John Logie Baird, comenta que este aparato seguramente habría suscitado un gran interés entre la gente local cuando fue adquirido por primera vez a un precio de 60 guineas, unas 11.000 libras esterlinas actuales (N.T.: unos 13.000 euros). "La televisión era algo muy emocionante, tanto que barrios enteros se ponían de acuerdo para verla, de manera que verdaderas multitudes entraban en casa de su propietario", añade.

El aparato en cuestión fue descubierto como resultado de una competición impulsada por Digital UK, el organismo encargado de supervisar la transición a la televisión digital. La idea era difundir el mensaje de que cualquier televisor, por viejo que fuese, podía ser utilizado para sintonizar canales digitales.

No hay comentarios: