martes, 21 de abril de 2009

Segundo va después de primero

Hace algunos posts prometí que volvería a los orígenes del blog con alguna traducción interesante que ofreceros, de momento vamos por partes e intentaré alejarme de una vez de los chistes fáciles de Youtube publicando algunos enlaces curiosos que he ido encontrado por ahí (básicamente en Menéame y Microsiervos, que para eso están...).

Esta misma mañana me he encontrado con un enlace en menéame a una web bastante curiosa, Watergate.info, en la que se puede consultar numerosa información sobre el caso Watergate en particular y la presidencia de Richard Milhouse Nixon en general. De entre todos los artículos resulta curiosa la declaración que el escritor de discursos del 37º Presidente de los Estados Unidos había preparado en caso de que la misión Apolo 11, cuyo objetivo no era otro que conseguir que el hombre pusiese el pie en la Luna (ya es otro tema creer si eso sucedió o no...), fracasase estrepitosamente dejando desamparados a Neil Armstrong y Buzz Aldrin (¡segundo va después de primero!) en el intento. A continuación la traducción libre del texto (tenéis otra versión en el comentario #1 de la noticia en Menéame):

El destino ha ordenado que los hombres que fueron a la Luna a explorarla en son de paz permanezcan en la Luna descansando en paz.

Estos valientes hombres, Neil Armstrong y Edwin Aldrin, saben que no hay esperanzas de recuperarlos, pero también saben la esperanza que ha despertado en la humanidad su sacrificio.

Estos dos hombres han dado sus vidas por el más noble objetivo de la humanidad: la búsqueda de la verdad y el entendimiento.

Sus familiares y amigos llorarán por ellos, la Nación llorará por ellos, los pueblos del mundo llorarán por ellos; la Madre Tierra llorará por haberse atrevido a enviar a dos de sus hijos a lo desconocido.

Con su exploración, han despertado en el mundo un sentimiento de unidad; con su sacrificio, refuerzan la hermandad de los hombres.

En la antiguedad, la humanidad miraba a las estrellas y veía en ellas héroes en forma de constelaciones. En los tiempos modernos, hacemos lo mismo, pero nuestros héroes son hombres épicos de carne y hueso.

Otros los seguirán, y seguramente encontrarán el camino de vuelta a casa. La búsqueda de la humanidad no será denegada. Pero estos hombres, los primeros, siempre estarán presentes en un lugar importante de nuestros corazones.

Por cada ser humano que en las noches mire hacia la Luna sabrá que ahí se encuentra una esquina de ese otro mundo que es la humanidad eterna.


Por suerte, Nixon no tuvo que pronunciar este discurso, si bien sí tuvo que enfrentarse un año después a la crisis del Apolo 13, recordada por la que sin duda es la frase de la historia de la conquista del espacio: "Houston, tenemos un problema".

Como el post me ha quedado un poco ladrillaco, los otros enlaces que pensaba comentar los dejaré para siguientes entregas.

No hay comentarios: