jueves, 5 de febrero de 2009

¿Y cuántos terrabytes dices que caben?

Obtenida de menéame (con bonus alienígena), poco tengo que decir esta vez ante semejante ida de olla por parte del autor de BLDGBLOG (lo peor es que si os dais un paseo por el blog veréis que no es la única...) sobre la posibilidad de que la Tierra sea un disco duro gigante. Leed y sacad vuestras propias conclusiones.

Durante años me ha fascinado lo que han dado en llamar naturaleza geológica de los discos duros (cómo la disposición de ciertos minerales metálicos y el ferromagnetismo resultan en nuestra capacidad tecnológica de almacenar información en memorias, y así guardar versiones anteriores del presente)

Un disco duro, sin embargo, más que un objeto geológico es un objeto técnico; una muy procesada reconfiguración rica en contenidos de la superficie terrestre.

Esto me recurda otra fantasía que tuve acerca de que quizá algún día no necesitemos realmente los discos duros, sino que usaremos la geología por sí misma.

En otras palabras, ¿y si fuera posible manipular el campo magnético terrestre y así almacenar datos en la energía interna del planeta?

La Tierra se volvería una especie de disco duro esférico en el cual se almacena la información en esa telaraña de energía magnética que se mueve y penetra su superficie.

Esto puede llevarse más allá con la idea de que quizá algo, orbitando en el espacio, funcione realmente como disco duro de una especie inteligente con la que todavía no hemos topado. Serían algo así como Estrellas de la Muerte mnemónicas, instalaciones esféricas de almacenamiento de datos compuestas de roca madre rica en los minerales adecuados o quizás, y aún más interesante, algún día descubramos, en una extraña adaptación de alguna obra de Julio Verne dirigida por James Cameron, que la propia Tierra se encuentra codificada con los datos de alguien y que, en las formaciones rocosas de la corteza, afloran archivos cristalinos.

Me acuerdo de una línea de la novela de William S. Burroughs "The Ticket That Exploded" en la que se puede leer algo de todo esto. En concreto, en la superficie terrestre se oculta "una vasta consciencia mineral cercana al cero absoluto basada en formaciones cristalinas".

En cualquier caso, se me vino todo esto a la cabeza anoche mientras leía un artículo en New Scientist (N.T.: Muy interesante, muchos artículos sobre distintos campos de la ciencia) sobre cómo puede que los hologramas 3D revolucionen el almacenamiento de datos. Un DVD codificado holográficamente, por ejemplo, podría almacenar la increíble cantidad de 1000 GB de información.

Entonces, ¿cómo se forman los hologramas 3D? "Mediante un par de haces laser se consigue escribir la información sobre discos de plástico fotosensible apuntando ambos al mismo punto", explica el artículo. "Un haz brilla continuamente, mientras que el otro parpadea codificando zonas como ceros o unos binarios".

La cuestión, entonces, reside en si sería posible o no construir una version geotécnica de esta idea, una vasta y lenta máquina (fabricada por Komatsu) que se mueve para exponer zonas de roca madre para su "codificación" como datos. Es decir, se usaría para escribir información en el planeta.

Por usar un mal juego de palabras, podrían almacenarse TERRABYTES de información (N.T.: Link resaltado para hacer notar el CHISTAZO JAVIL que supone).

Sin embargo podría tratarse de una nueva forma de labranza en la que los surcos que se aran en la tierra no son para plantar semillas sino datos. Un paisaje nuevo, completamente rediseñado, en que una parte de la Tierra está formateada para almacenar archivos encriptados... Jardines de datos. Incluso podrían leerse por satélite.

Como algo fruto de la mente de H.P. Lovecraft (o de las más trastornadas mentes de los primeros exploradores europeos), los humanos del futuro mirarán con inquietud al suelo cuando caminen sobre él, sabiendo que grandes hologramas se extienden en esa rocosa oscuridad como inexplicables telarañas tejidas a través del planeta.

Bajo una masiva extensión de roca en la más recóndita esquina de Nevada, hologramas de alto secreto ocultados por el Gobierno esperan una futura decodificación. De este modo el planeta se convierte en un archivo.

INCREÍBLE. NO TENGO NADA MÁS QUE DECIR.

No hay comentarios: