sábado, 14 de febrero de 2009

Linux 2000 X: Conclusiones

De las 8 distribuciones analizadas, algunas se adaptan más a determinados tipos de usuarios que otras. Corel, por ejemplo, está pensada principalmente para los novatos en Linux como demuestra su sistema automático de detección de hardware y un proceso de instalación muy sencillo. Como la mayoría de los usuarios no familiarizados proceden de Windows, hace el esfuerzo de proprocionar un gestor de archivos similar a Explorer y configuraciones de vídeo y red integradas en el panel de control del escritorio.

Por otra parte, distribuciones como Debian o Definite están dirigidas a usuarios más experimentados que prefieren fiabilidad y flexibilidad antes de relucientes instaladores y escritorios. Esto es importante a la hora de quedarse con una distribución: si uno no conoce Linux puede preferir algo sencillo para empezar, pero si se tiene cierta experiencia las restricciones de las distribuciones para principiantes pueden ser frustrantes.

Pese a que la mayoría empiezan a incorporar instaladores gráficos (basado en el servidor X VGA16 por temas de compatibilidad), no siempre resulta la mejor elección. Linux se encuentra cada vez más extendido en hardware antiguo, donde puede funcionar como servidor de almacenamiento o impresión, o simplemente como sistema operativo de desarrollo para probar nuevo software. Por todo esto, los instaladores basados en texto son primordiales, ya que ejecutar un instalador gráfico en según que equipos puede ser resultar muy lento o incluso no funcionar.

La mejor solución es, evidentemente, proporcionar ambos instaladores, tal y como sucede en Red Hat, donde en caso de problemas puede utilizarse el programa estándar de instalación. En general, los instaladores gráficos de estas distribuciones no añaden importantes funcionalidades al proceso, pero sí lo hacen más sencillo y cómodo a los novatos.

Otra cuestión a estudiar es el formato de paquetes. Muchas de las distibuciones optaron por el formato RPM de Red Hat, que pese a todo no garantiza la compatibilidad con otros sistemas, como sucede a veces en OpenLinux y SuSE. Siendo cuidadoso, es posible evitar la comprobación de dependencias durante la instalación de los mismos, ya que el intento de solucionarlas puede acarrear más problemas.

En general, las distribuciones derivadas de Red Hat (como Mandrake o Definite) tienen menos problemas con paquetes RPM estándar bajados de la Web. En cambio, encontrar paquetes que funcionen sin problemas en SuSE o Caldera no es tan sencillo. Sus webs proporcionan paquetes hechos a medida y listos para usar, pero muchas veces no son los más actuales. Corel y Debian optaron por los paquetes .deb, aunque puede usarse el programa Alien para convertir los RPM al formato por defecto. Aunque los paquetes RPM abundan más en la Red, la popularidad de Debian hace que los .deb tampoco escaseen.

¿Cuál es la mejor opción para el escritorio? Basta entrar en un grupo de noticias sobre Linux o suscribirse a una lista de correo para ser testigo del encarnizado debate entre KDE y GNOME. Mientras que KDE empezó antes y tiene fama de ser un entorno de escritorio sólido y usable, GNOME le pisa los talones. Como ambos son de libre disponibilidad, basta con probarlos y elegir uno. Y si no agrada ninguno de los dos, o se necesita algo que consuma menos recursos, existen otros gestores más ligeros como FVWM o Blackbox que usan gran parte de las aplicaciones de KDE y GNOME.

Hay que decir que la mayoría de las distribuciones analizadas incorporaban por defecto KDE (ligeramente más fácil de usar en algunos casos, además de que gracias al gestor de ventanas nativo (kwm), los usuarios noveles no tendrán que preocuparse de tener dos configuraciones diferentes a la vez). Aun así, con un buen gestor de ventanas como Enlightenment o IceWM, GNOME proporciona una interfaz "drag-and-drop" igual de amigable y con muchas aplicaciones útiles.

De las pruebas se desprende que Mandrake 7 es la mejor de las 8 distribuciones analizadas. Debian y Definite son quizá las mejores alternativas para usuarios experimentados y fans de Linux, mientras que SuSE, Caldera y Red Hat no deben dejarse a un lado. Pero si lo que se busca es una distribución amigable, potente y de uso general con mucha variedad de software, Mandrake debería ser la primera elección.

(NOTA FINAL: Con este post termina el análisis a las distribuciones del año 2000. Aprovecho para comentar que las opiniones en él vertidas no coiniciden con las mías, principalmente porque nunca he probado ninguna de las distribuciones de las que se habla)

No hay comentarios: