lunes, 9 de febrero de 2009

Linux 2000 VI: Debian 2.1

A diferencia de las otras distribuciones comerciales de esta recopilación, Debian es desarrollada por una organización sin ánimo de lucro llamada Software in the Public Interest (Software de Interés Público, en español). Voluntarios de todo el mundo ayudan a mantener el sistema, además de que la distribución ha adquirido un respeto considerable entre los usuarios experimentados de la comunidad. El instalador en modo texto está disponible monocromo y en color, de forma que Debian puede ser instalado en sistemas muy antiguos que no cuentan con pantalla a color, lo cual es muy buena idea, y supone un cambio refrescante entre tanto instalador llamativo.

Desde el principio queda claro que los nuevos usuarios pueden encontrarla un poco pesada. La utilidad de particionado cfdisk asume grandes conocimientos, siendo un punto del proceso donde puedes necesitar la ayuda de otros. Por otra parte, se alerta e interroga constantemente acerca de lo que el instalador está haciendo, todo un mundo aparte de la idea de "hazlo todo automáticamente" que se encuentra en distribuciones como Corel.

La instalación lleva su tiempo, y una vez instalado el grupo de paquetes elegido (escritorio, estación de trabajo para desarrollo, etc.) hay que sentarse a configurar y a veces responder algunas preguntas sobre cada paquete. Debian se basa en el formato propio .deb, similar a RPM. Sin embargo, con la gran herramienta de gestión de paquetes "dselect", el añadir o eliminar software se convierte en algo fácil y directo. De todas formas la mejor característica de todas quizá sea el sistema Advanced Packaging Tool o "apt" (Herramienta Avanzada de Paquetes), que permite actualizar todo el sistema con un par de comandos.

Después de experimentar leves incompatibilidads con paquetes RPM en varias distribuciones, es una delicia ver que el control de paquetes y la actualización se convierten en procesos mucho menos dolorosos. En cuanto al software, Debian muestra su edad. Viene con el kernel 2.0.38 (ni siquiera es de la serie 2.2.x) y XFree86 3.3.2. También cuenta con una versión antigua de GNOME junto con varios gestores de ventanas como Enlightenment, Window Maker o FVWM. Tratándose de una distribución claramente técnica, incluye toda una plétora de programas de consola que no necesitan de las X para funcionar, tales como gestores de correo, herramientas de desarrollo o utilidades de red.

Los paquetes del CD de Debian están un poco desfasados por varias razones. En primer lugar, al tratarse de un proyecto de voluntariado los desarrolladores no siempre pueden lanzar una nueva versión, y lo que es más importante, están comprometidos con la estabilidad y buen mantenimiento del sistema (queda demostrado con el excelente proceso de actualización). Tanto la actitud de trabajo como el proceso de desarrollo son similares a los del propio kernel, donde la excelencia técnica prevalece sobre los intereses comerciales. Debian quizá no sea una buena elección para los principiantes en Linux (si piensas probarlo por primera vez, probablemente lo tengas más fácil si empiezas con Mandrake o Caldera). Sin embargo para los usuarios experimentados que necesiten una distribución fiable, de fácil mantenimiento y cuidadosamente trabajada, es la mejor opción.

Valoración de la distribución
  • Facilidad de uso: 2/5
  • Documentación: 4.5/5
  • Características: 4.5/5
  • Software: 3/5
  • General: 4.5/5
  • Comentario: No es adecuada para novatos, pero técnicamente es superior y fácil de mantener.
Capturas de pantalla
Próxima entrega: Linux Mandrake 7.0

No hay comentarios: