lunes, 9 de febrero de 2009

Linux 2000 I

A través de esa sectaria fuente de sabiduría que es menéame y con ayuda de una cabina telefónica capaz de viajar en el tiempo me topé con este interesante artículo de Tux Radar que nos traslada al año 2000 para presentarnos las principales características de las distribuciones Linux del momento, algunas ya desaparecidas mientras que otras que ahora dominan estaban prácticamente en pañales. Como todo el texto, introducción y análisis de las distribuciones, es demasiado largo, esta vez el post también será por entregas. Empezamos con una reseña histórica y un repaso al concepto de distribución Linux.

Nota histórica
Debe tenerse en cuenta que en el mundo de la Informática nueve años es mucho tiempo, y más si se trata de Linux. En 2000 este S.O. todavía se veía como algo reducido a un nicho de usuarios, un fantástico escenario tecnológico para geeks que no estaba preparado para el gran público. Hoy Linux está presente en netbooks, Dell lo incluye de serie... está en todas partes. Es algo serio.

Corel Linux hace tiempo que murió, pese a nacer como una distribución de perfil alto, mientras que Caldera Linux ocupó una posición privilegiada hasta que "los cafres de SCO se lo cargaron". SUSE, Mandrake, Red Hat y Mandriva siguen vivos en varios sabores, mientras British Definite "murió en combate" y WinLinux no pasó de 2003.

¿Qué hace buena a una distribución?
En la época de los primeros días de Linux, instalar un sistema operativo en tu ordenador solía ser una tarea larga y complicada. Muchas veces era necesario descargar paquetes sueltos de Internet para luego descomprimirlos todos al disco, además de tener que lidiar con montones de ficheros de configuración si querías tener un sistema plenamente operativo (N.T.: Chiste añadido con la traducción). Aquí es donde aparecen las distribuciones: un concepto ideado para hacer la instalación y configuración de Linux algo mucho más sencillo.

En lugar de averiguar qué software necesitabas e intentar descargarlo, se proporcionaba todo en un paquete simple y sencillo, acompañado de manuales y programas adicionales en CD. Además, gran parte de la configuración ya se podía ajustar durante la fase de preparación.

Hoy en día contamos con una amplia variedad de distribuciones Linux, apareciendo otras nuevas constantemente. Al ser Linux código abierto y de libre disponibilidad, cualquiera puede coger partes de un sistema que funcionen y montar su propia distribución. Red Hat es, claramente, el proveedor comercial de distribuciones más destacado, si bien otros como SuSE y Mandrakesoft lo siguen de cerca.

Esta libertad que permite a cualquiera montar su propia distribución ha llevado a disponer de un surtido de paquetes con diferentes objetivos tales como instalaciones rápidas y fáciles, fiabilidad en servidores, o simplemente sistemas robustos de propósito general. Ha sido esta amplitud de miras la que ha llevado a Linux a hacerse popular en otros mercados. Pueden comprarse sistemas completos con manuales y discos adicionales con aplicaciones y código fuente, además de un inestimable soporte de instalación. Además, si uno ya está familiarizado con Linux o sólo quiere actualizarse, basta hacerse con una versión económica o incluso gratuita bien en CD, bien a través de la Web.

En la siguiente entrega: Corel Linux 1.0

No hay comentarios: